Cuatro claves para soltar tus creencias limitantes a la hora de querer mejores resultados

Cuatro claves para soltar tus creencias limitantes a la hora de querer mejores resultados

¿Qué son las creencias limitantes?

Son todas las opiniones y juicios que nos debilitan y nos desempoderan.  Que hemos ido adquiriendo en la vida y otras que hemos heredando sin cuestionar.  Pueden ser fundadas o no, es decir, podemos tener o no evidencias que las apoyan, o también que hemos olvidado prestar atención a las situaciones o evidencias que validan el juicio contrario.

Por ejemplo, si en tu primer trabajo un jefe muy talentoso y reconocido dentro de la empresa, te dice que careces de firmeza con las personas y que por esto no podrás tener un buen desempeño en tu cargo, tú podrías terminar creyendo eso.  Sin embargo, haya o no situaciones que avalen esa opinión de esa jefatura, y aunque sea un referente importante en la organización, ese juicio está dentro de un contexto determinado y que te limita las posibilidades de mejores resultados.

Si aceptamos juicios como estos y dejamos que estos influyan en nosotros, es probable que impacten en nuestra motivación, seguridad en nuestras capacidades y habilidades y que nos saque de nuestra zona de eficiencia, limitando incluso, nuestro desarrollo profesional.

Entonces ¿Cómo hacemos para soltar este tipo de creencias y empoderarnos para mejores resultados?

1.- Cuestiona la autoridad de quien emite un juicio sobre ti

Si vives dando autoridad a cualquier persona que opine sobre tu trabajo o sobre tus capacidades, no lograrás enfocarte realmente en tus objetivos y en un plan para lograrlos.  Estarás guiándote por las expectativas de otros y que, a lo mejor, no son especialistas en la materia como para opinar sobre tu trabajo o comportamiento.

2.- Recoge las evidencias que apoyan el juicio y las que no

Para darte cuenta si la creencia cuenta con asidero como para dejarte guiar por ella, busca los hechos que la sustentan. Por ejemplo, supongamos que estás a cargo de un proyecto que involucra a personas de otras áreas en su implementación y tu juzgas, que este equipo no ha respondido como se esperaba y que esto, está impactando en el cumplimiento de plazos. Entonces, antes de continuar, te recomendaría que primero, fundes tu juicio a partir de todas las tareas que dejó de hacer el equipo o que las realizó fuera de plazo.  Luego, fundes el juicio contrario, es decir, revisa todas las veces en que sí realizó su trabajo y según lo acordado.  De esta manera, podrás actuar en consecuencia y realizar las acciones que ayuden a implementar el proyecto y en lo posible, con éxito.

3.- Piensa para qué te sirve la creencia o si te significa algún beneficio

Es importante que reconozcas el valor que aporta una creencia. Por ejemplo, si crees que una persona con la que debes trabajar en equipo carece de una competencia importante que impacta en el resultado de ambos, podrías tentarte a asumir tareas de tu contraparte y cargar con más trabajo del que debes.  Es decir, el juicio no te ha servido para lograr resultados en equipo.  Por el contrario, si a partir de esta creencia, optas por hablar con ella para plantearle la situación y juntas ver posibles acciones para lograr los resultados, podríamos decir que este juicio te ha servido, ha sido un aporte para ti y para la otra persona.

4.- Atrévete a desafiar creencias que fueron válidas y fundadas en algún momento

Es posible que en el pasado te hayan faltado ciertas competencias para desempeñar con éxito algunas actividades y que, te hicieron creer que no eres un buen candidato para asumir mayores responsabilidades.  Desafiar este juicio, significaría, por ejemplo, atreverte a hacer algo distinto para demostrarte de que si puedes aportar valor como profesional con mayores responsabilidades. Y entonces, buscar ayuda para desarrollar esas competencias que te están faltando e impactar positivamente en tu desempeño.

Como ves, las creencias no son verdades y si estás limitándote por alguna de ellas, puede elegir qué hacer con ella.

Te invito a que desafíes alguna creencia que esté limitándote profesional o laboralmente. Y si ves que necesitas ayuda, te invito a que me  contactes a través de nuestro formulario de contacto.

Un abrazo,

Paola
Psicóloga Organizacional y Coach Laboral